La Iglesia de Santa Caterina está ubicada en la llanura de San Giovanni, al oeste de la Matrice y cerca de la Villa Nicolò Palmeri. La iglesia tiene las paredes interiores pintadas por frescos del siglo XV y que pueden considerarse un tesoro artístico y cultural.

El ciclo pictórico representa escenas de la vida de Santa Caterina, patrona de los filósofos, notarios, oradores, costureras y nodrizas, de la cual se creé que fue pintado por los hermanos Giacomo e Nicolò Graffeo y el fraile dominico Nicolò Spalletta de Caccamo. El ciclo se realizó por el finales del siglo XV y está constituido por una doble secuencia de paneles rectangulares enmarcados por elementos arquitectónicos pintados; el friso pintado tiene títulos en siciliano.

Por esa razón, la obra representa un ejemplo muy importante de arte iconográfico y lingüístico.

La expresividad y gestualidad de los personajes representados testimonian como muchas tradiciones populares se han quedado iguales hasta hoy.

Se puede comparar el ciclo de los frescos a un cómic de la Termini renacentista.

Además, las frases escritas en las pinturas enseñan una lengua siciliana muy parecida a la actual.

La influencia árabe en las pinturas se puede observar en los personajes ( en particular los filósofos de Alejandría) que recuerdan la representación del techo de la Capilla Palatina de Palermo.

Ello demuestra cómo la cultura oriental fue muy arraigada en Sicilia durante el siglo XV.

La secuencia de las escenas está inspirada en las miniaturas árabes, así que parece casi una traducción en formato mayor; resulta claro, además, la referencia a las pinturas del techo del Palazzo Steri de Palermo del siglo XIV. Los personajes están marcadamente delineados y, a pesar de la firmeza de las acciones, se caracterizan por el amplio gesto de manos y brazos. Estos son todos los trucos a los que recurren los hermanos Graffeo para asignar más dinamismo a la escena y, al mismo tiempo, hacer frente a su escasa capacidad creativa en la elaboración de formas plásticas.

La vena popular de los pintores se encuentra también en los entornos de los frescos donde se reproducen esquemas iconográficos de obras realizadas en otros lugares: vistas de interiores con pavimentos a tablero de ajedrez, paisajes urbanos con perspectiva elemental, ambientes exteriores con fondos de arquitectura.

Los frescos de los Graffeo una vez cubrían todas las paredes, mientras hoy cubren sólo parte de las dos laterales; la secuencia, de hecho, se interrumpe en la pared de entrada para albergar el gran fresco de la Crucifixión de Nicolò Spalletta y en la pared de fondo para dejar el lugar a los estucos que en el ‘600 cubrieron la pared donde está ubicado el altar mayor.

El ciclo pictórico a lo largo de los años ha sufrido numerosos daños, más causados por la humedad y las infiltraciones de lluvia, pero también por el uso impropio para el cual se ha utilizado el edificio; en efecto, durante la primera guerra mundial, fue destinado primero a cuartel y luego a granero.

 

DESCRIPCIÓN DE LOS PANELES

 

El primer panel está vacío, ya que, en 1856, fue separado y transferido al Museo Civico Baldassarre Romano.

Del primer al quinto panel se encuentran escenas de la infancia.

Desde el sexto hasta el vigésimo sexto se narran todas las vicisitudes de la vida de la Santa, entre ellas: sus encuentros con el emperador, la descripción de las personas que ella convirtió al catolicismo y los períodos que pasó en prisión.

Los paneles del ciclo inferior en la pared izquierda ya no son legibles, con excepción de los tres últimos (27, 28, 29) en los que se representa inicialmente la Santa flotante sobre el agua, sucesivamente la santa transportada sobre el Monte Sinaí por dos ángeles y, por último, un fiel en oración sobre el sepulcro de la santa.

 

En el siguiente enlace encontrará más información sobre la narración de los paneles individuales: https://www.himerazione.it/2020/12/05/la-chiesa-di-santa-caterina/

 

Se agradece al Director Escolar, prof.Fabio Angelini por haber compartido informaciones importantes que han ayudado a desarrollar este artículo.

 

BIBLIOGRAFÍA

“da HIMERA a TERMINI IMERESE”, Rosario Nicchitta

“La Chiesa di Santa Caterina d’Alessandria”, Roberta Sperandeo

“Pittura del XVII secolo a Termini Imerese”, Anna Virzì